Consejo para el éxito web: Mantenga las cosas fáciles

«Todo debería ser tan simple como sea posible», decía Albert Einstein. ¡Esta frase aplica perfectamente también para su presencia en la web!

Uno de los errores más comunes con los que me encuentro es la falta de enfoque hacia el público al que va dirigido un producto, un servicio o la presencia en la web de una empresa u organización. Es muy fácil que en nuestra condición de expertos en un determinado producto o servicio, nos encante hacer énfasis en características, cualidades y detalles muy técnicos acerca de aquello en lo que trabajamos ocho horas al día, lamentablemente no damos la misma importancia a lo que nuestros clientes potenciales necesitan ver, escuchar y sentir para que nos vean como su solución.

Ejemplificando, ¿necesita usted ser todo un mecánico automotriz para conducir su vehículo y moverse del punto «A» al punto «B»?, imagínese qué hubiera sucedido si la persona que le vendió su vehículo, en lugar de hacer énfasis en los beneficios, se hubiera centrado en características técnicas de las cuales usted quizás ni se imaginaba que existían. ¡Lo más probable es que usted no hubiera comprado ese vehículo y hubiera ido con aquel que le simplificara las cosas tanto como fuera posible!. Así también funcionan las cosas en la web.

Para que su presencia en la web sea atractiva y fácil de comprender, le recomiendo asegurarse de lo siguiente:

  • Nombres cortos, simples y de fácil retentiva. Supongamos usted ofrece la pupusa de 20 ingredientes simultáneos y los tiene que repetir todos cada vez, deje de complicarse la vida y dígale «la pupusa loca», sus hambrientos clientes se lo agradecerán de todo corazón.
  • Explique las cosas como para que un niño de 5 años se las entienda. Créame, así es como usted se gana a la gente. Muy importante el no redundar. Lea dos veces los textos publicados en su sitio web y perfiles de redes sociales. Haga modificaciones necesarias y pídale a amigos que no sepan nada de lo que usted hace que lean sus textos a ver si les parecen claros y convincentes. Cuidado con la ortografía.
  • Que todos sus enlaces funcionen correctamente. El toparse con enlaces rotos en su sitio web o redes sociales es algo que simplemente le tirará su imagen de conocedor. Revise todos los enlaces.
  • Que la navegación sea fácil e intuitiva. Todo botón o enlace debe llevar a un lugar bien definido para lograr un fin específico. Créame que pocas cosas son más frustrantes que tratar de navegar en un sitio web poco planeado, en el cual uno tiene que hacer demasiados clics para darse cuenta que está navegando en círculos sin llegar a una solución.
  • Agregue fotos bonitas o un vídeo donde se explique paso a paso la importancia de sus productos o servicios. Un experto en diseño o edición de vídeo puede serle de ayuda para esto.

Tenga en cuenta que sus clientes potenciales no necesitan ser expertos en su área. Si lo fueran, simplemente no necesitarían de sus productos o servicios, es por esta misma razón que es necesario simplificar las cosas tanto como sea posible, ¡como si se lo estuviera explicando a un niño de 5 años!, mi objetivo no es ser irrespetuoso, sino por el contrario: Usted se vuelve una persona valiosa para los demás en cuanto más rápido sea en llevar las cosas a la simplicidad.

Soy un gran creyente de esta frase: «Un cliente que no entiende lo que usted le ofrece, es un cliente que NO compra». ¡Tan simple como eso!

Recuerde: «Si no puedes llevarlo a la simplicidad, en realidad no eres bueno en eso».